Actualidad

¿Qué es el Penal Compliance?

Para entender qué es el Penal Compliance, debemos enfocarlo desde el Derecho Penal. Entendemos por Derecho penal aquella rama del derecho que regula la potestad estatal punitiva. Y que, además, ostenta un carácter sancionador ante hechos que afectan al orden de una sociedad.

El Penal Compliance es el conjunto de herramientas de carácter preventivo en este ámbito. Su objetivo es garantizar que la actividad que realiza una empresa y las personas que la conforman sea de acuerdo a las normas legales, políticas internas y demás Códigos Éticos. Además, incluye también cualquier otra disposición que la corporación esté obligada a cumplir o haya decidido hacerlo como parte de sus buenas prácticas.

Así pues, con el Compliance conseguimos prevenir las infracciones de carácter penal y evitar posibles sanciones que generen responsabilidad a la empresa y sus administradores.

¿Qué delitos pueden cometer las personas jurídicas?

El Código Penal establece que las personas jurídicas pueden cometer 24 delitos diferentes. Entre ellos, encontramos el blanqueo de capitales, la protección de datos, la seguridad laboral, cohecho, tráfico de influencias, etc. En España, este concepto cobra relevancia de modo que tiene su fundamento en nuestro Código Penal, en el artículo 31 bis.

El Compliance Penal surge precisamente para prevenir desde dentro de las personas jurídicas la comisión de estos delitos.

Requisitos que debe cumplir el Penal Compliance

El origen del Compliance se basa en el buen cumplimiento de las normas. De este modo, con él, velamos para que, efectivamente, en la empresa de cumplan de manera efectiva todas las normas. En el artículo anteriormente citado del Código Penal, se detallan qué requisitos debe tener el Penal Compliance como los modelos de organización y gestión. De este modo, deberán realizar las siguientes funciones:

  • Identificarán las actividades en cuyo ámbito puedan ser cometidos los delitos que deben ser prevenidos.
  • Establecerán los protocolos o procedimientos que concreten el proceso de formación de la voluntad de la persona jurídica, de adopción de decisiones y de ejecución de las mismas con relación a aquéllos.
  • Dispondrán de modelos de gestión de los recursos financieros adecuados para impedir la comisión de los delitos que deben ser prevenidos.
  • Impondrán la obligación de informar de posibles riesgos e incumplimientos al organismo encargado de vigilar el funcionamiento y observancia del modelo de prevención.
  • Establecerán un sistema disciplinario que sancione adecuadamente el incumplimiento de las medidas que establezca el modelo.
  • Realizarán una verificación periódica del modelo y de su eventual modificación cuando se pongan de manifiesto infracciones relevantes de sus disposiciones, o cuando se produzcan cambios en la organización, en la estructura de control o en la actividad desarrollada que los hagan necesarios.

No obstante, estos no son los únicos elementos con los que se puede formar un buen modelo de compliance. Existen varias normas nacionales e internacionales que sirven como referencia para diseñar un sistema preventivo óptimo que se adecue a las necesidades de cada sociedad. Por ejemplo, la Norma ISO 19600 sobre gestión de sistemas de Compliance, la Norma UNE 19601 sobre Compliance Penal o la Norma ISO 37001 sobre prevención del soborno y la corrupción.

¿Qué se puede evitar mediante el Penal Compliance?

Las penas recogidas en el Código Penal que afectan a las personas jurídicas y que pueden ser evitadas con el cumplimiento de un modelo de compliance son:

  • Multa por cuotas o proporcional, que puede llegar a los 9 millones de euros o alcanzar el quíntuple del valor del beneficio obtenido por el perjuicio causado.
  • Disolución de la persona jurídica.
  • Suspensión de las actividades de la empresa por un plazo inferior a cinco años.
  • Clausura de locales y establecimientos por un plazo también inferior a cinco años.
  • Prohibición de realizar en el futuro actividades en cuyo ejercicio se haya cometido, favorecido o encubierto un delito.
  • Inhabilitación para obtener subvenciones y ayudas públicas.
  • Intervención judicial para salvaguardar los derechos de los trabajadores o de los acreedores por un tiempo inferior a cinco años.

Si necesitas saber más sobre el Penal Complience, o requieres de asesoramiento legal, no dudes en contactar con nosotros. En Martínez-Sanz Abogados somos especialistsa en Derecho Penal y estaremos encantados de ayudarte.